Marcus Fischer

Monocoastal

12k1063

REVIEW: GO MAG (ES)

Ambient. De todos los discos que ha publicado 12k durante 2010, posiblemente el de Marcus Fischer es el más delicado y sutil. Lo suyo es un ambient de gestos menudos y voluntad escueta, que deja caer en el plano de fondo grabaciones de campo a un volumen tan reducido que en muchos momentos tienden a la desaparición (con lo que apenas llegan al oído murmullos y fragmentos puntuales: el canto de una gaviota, una nube de lluvia particularmente copiosa), para luego ir añadiendo partículas de sonido de una manera tímida. Esquejes de guitarra, melodías abortadas, drones de superficie vibrante y sintetizadores henchidos de aire, todo esto cabe en un disco que casi parece pedir permiso al silencio cada vez que comienza uno de sus temas, que exhibe un tono sosegado y evoluciona con una calma muy cercana a la inmovilidad. Que no aporta nada que no hayamos escuchado antes, pero se deja querer porque acaricia al oyente, lo envuelve en un manto cálido y lo transporta a un lugar mejor durante cuarenta minutos. Y eso, en los tiempos que corren, ya es mucho. Vidal Romero
Marcus Fischer
Monocoastal