Murralin Lane

Our House Is On The Wall

12k1061

REVIEW: GO MAG (ES)

Murralin Lane es un proyecto paralelo de David Wenngren, ese ciudadano sueco que se hace llamar Library Tapes y publica bonitos discos de aire entre neoclásico y pastoral en los que el piano es protagonista. Our house is on the wall, debut de su nueva criatura, es un asunto def todo distinto. Para empezar no hay pianos, y si los hay no se reconocen como tales; apenas se distingue un borroso manto de electricidad estática, luminoso y cálido, que se ha moldeado hasta construir algo parecido a melodas y estructuras. Con estos mimbres, Wenngren teje un puñado de canciones vaporosas y psicodélicas, de aire un poco intoxicante, sobre las que una chica, Ylaya Wiklund, deja caer su vocecita aniñada y un poco lasciva. El resultado es un álbum frágil e intimista, que recuerda (siempre salvando las distancias) tanto a las aventuras emborronadas de Flying Saucer Attack, como a los discos que Angelo Badalamenti fabricó para Julee Cruise a principios de los noventa. Referencias de altura para un disco que no le salvará a nadie la vida, pero se deja querer con facilidad. Vidal Romero
Murralin Lane
Our House Is On The Wall